martes 20 agosto 2019
'Árbitro, mi disculpa'

Portada» La Roma se deja el liderato ante el Cagliari

'Árbitro, mi disculpa'

27/11/2013
ANDRÉS ARAGÓN/EL MUNDO De los árbitros escribió Eduardo Galeano que son "la única unanimidad del fútbol": todos los odian. Cuanto menos son los más juzgados, aunque su profesión invite a pensar que sean ellos los jueces. No es en caso en la Premier League, donde la disculpa del presidente del comité de colegiados, Mike Riley, por un error en el último Chelsea-West Brom ha abierto la temporada de caza del árbitro. Fueron grandes protagonistas del fin de semana.
 
Todo empezó por un piscinazo de Ramires hace dos semanas. El colegiado Andre Marriner picó en el anzuelo del brasileño y señaló un penalti que permitió al Chelsea empatar en el minuto 96. Hace unos días el técnico del West Brom, Steve Clarke, desveló que Mike Riley le había telefoneado para pedir disculpas. "Nadie me ha llamado a mí para disculparse por una falta que no era en su segundo gol", contestó José Mourinho. Y el terreno quedó abonado.
 
Es mala fortuna que precisamente esta jornada tuviera errores de bulto. El primero nada más empezar, con un entrada criminal de Kevin Mirallas sobre Luis Suárez. El internacional belga entró con todo a un balón dividido y propinó un planchazo al uruguayo en el lateral de la rodilla que a juicio de Phil Dowd sólo mereció tarjeta amarilla. "Tendría que haberle expulsado. Hubiera sido interesante si llega a ser Suárez quien lo hace", señaló Brendan Rodgers.
 
Apenas una hora después la polémica se trasladó a Stoke, donde Kevin Friend mostró una roja directa a Wes Brown por una dura entrada en la que sólo tocó balón. "Quizá Mike [Riley] quiera llamarme. Dejaré el móvil encendido", comentó con sarcasmo Gustavo Poyet, técnico del Sunderland. "Ya lo hicieron la semana pasada, así que creo que es justo. Llamaron a un entrenador británico, así que espero que también llamen a uno extranjero", añadió.
 
Precisamente Friend ya fue objeto de polémica a comienzos de temporada, cuando Paul Lambert envió una queja formal al Comité de Árbitros por la actuación del colegiado en el Chelsea-Aston Villa. En ese caso el técnico de los 'villanos' no recibió una llamada de Mike Riley, sino una multa de 80.000 libras (unos 95.000 euros) por sus comentarios.
 
La controversia llegó este domingo al Cardiff-Manchester United, donde Wayne Rooney vio tarjeta amarilla por una patada por detrás a Jordon Mutch sin opción de jugar el balón. El internacional inglés continuó en el campo y fue vital para el empate de su equipo: anotó el primer gol y dio la asistencia del segundo. Aunque hasta el propio Malky Mackay, técnico de los galeses, dio el visto bueno a la decisión de Neil Swarbrick, la BBC no se ha privado de incluirlo en una noticia en la que habla de "decisiones arbitrales dudosas" que influyeron en los resultados del fin de semana.
 
Queda abierta la temporada de caza en la Premier.


Fotos  

LO MÁS LÉIDO