martes 20 agosto 2019
El submarino hunde al Valencia

Portada» Quienes Somos

El submarino hunde al Valencia

28/10/2013

SERGIO IZQUIERDO/GOLSPORT MEDIA Se está empezando a tener como costumbre que partido que juega el Valencia partido que hace el ridículo y además superándose, cosa nada fácil. Se preveía un equipo con la moral alta tras la goleada ante al St. Gallen, aunque este último fuera un equipo de solteros y casados, pero la historia se volvió a repetir, partido horrible de los de Djukic dejando una imagen impropia de un equipo que en teoría debería aspirar a clasificarse para la champions league.

La alineación inicial fue la habitual de los partidos de liga con la vuelta de Fede a la banda derecha, Canales por la izquierda y Pabón en punta. Desde el comienzo se vio claramente que equipo tiene las cosas claras y sabe a lo que juega mientras que el Valencia sigue por su particular travesía futbolística en busca de su identidad.

Cada acción del Villarreal ponía en serios apuros a los Valencianistas que si bien no se les puede poner la pega de falta de actitud tampoco demostraron nada especial para cambiar el rumbo del partido. Guaita que no tuvo su mejor tarde facilitó las cosas a Uche y Hernán Pérez para que pusieran el primero y segundo respectivamente y concluir 2-0 la primera parte.

La segunda parte fue más de lo mismo, un Valencia que terminó con un 62% de posesión y  que únicamente sirvió para dar una infinidad de pases en el medio y realizar en todo el partido tantos chuts a puerta que se pueden contar con una mano y sobran dedos. El 3-0 lo subió Giovanni al marcador que fue una auténtica pesadilla durante todo el partido, el gol de Ricardo Costa no sirvió ni para maquillar el resultado, ya con el partido muerto el mismo Gio dos Santos redondeo el marcador para poner el 4-1 definitivo.

Djukic sigue sin dar con la tecla y poco a poco se va cavando su propia tumba y aunque el presidente en reiteradas ocasiones ha manifestado que el serbio va a terminar la temporada el devenir de los acontecimientos puede precipitar la salida de Djukic, quién sabe si se comerá el turrón en la capital del Turia.



Fotos  

LO MÁS LÉIDO