miércoles 14 abril 2021
El Valencia termina pidiendo la hora

Portada» José Castro toma el mando dejado por Del Nido y ya ejerce como nuevo presidente

El Valencia termina pidiendo la hora

20/12/2013
MIGUEL RIAÑO/EL MUNDO En cuclillas. Rodillas casi besando el suelo, posición de súplica paraque su estreno no se transformase en calvario. Con la ilusión de ganarse una oportunidad más allá de la interinidad. Así vivió Nico Estévez, 33 años, el partido en el que recogió el testigo de Miroslav Djukic en el banquillo del Valencia. Una eliminatoria que llegaba inyectada en veneno tras el empate a cero de la ida frente al Nástic de Tarragona.
 
No se contagió la parroquia ché ni del interés por la novedad ni de la incertidumbre del marcador. No hubo pitos para nadie porque casi no hubo quien pitara en Mestalla. Ni aunque se hubieran desgañitado los escasos 4.000 espectadores que la Copa consiguió reunir se habría generado un ambiente hostil. Quizá lo agradeció el equipo, acostumbrado al alboroto. Rindió por encima de la media anual: sin escándalos defensivos y bien guiado por el eje que formaron Javi Fuego, Parejo y Banega.
 
Se lanzaron por las bandas Bernat y especialmente Fede, lo más positivo de la temporada en Valencia, Jonas aparte. No se regodearon en el virtuosismo los locales, pero cumplieron su papel de sobra. Se adelantaron con gol de Alcácer, que remató en el minuto 36 una internada de Guardado por la izquierda, y a partir de ahí, no sufrieron nunca ante un Nástic que no remató a puerta hasta el minuto 93.
 
Nada más allá de lo exigible, pero ocurre que en este Valencia cumplir con lo pactado se convierte en un hecho digno de mención de honor. A eso, sin más, se dedicó el cuadro de Estévez con la entrada de Canales y Piatti. Sólo se inmutó en algún balón parado que le hizo cosquillas, más por falta de autoestima que por carecer de solvencia, pero mantuvo a raya el drama sin apuros reseñables. Pese a que Hélder Postiga quiso cumplir con las tradiciones fallando un penalti al borde del descuento y el Nástic terminase con el portero en área contraria, nada evitó el pase del Valencia a octavos, ronda en la que se terminan las buenas noticias: espera el Atlético de Simeone, el Atlético inexpugnable que ejerció como verdugo de Djukic.
 
El Athletic remonta ante el Celta
 
Iker Muniain ha celebrado hoy su vigésimo primer cumpleaños llevando al Athletic Club a octavos de final de la Copa del Rey, en los que el equipo bilbaíno se medirá al Betis tras una nueva remontada en San Mamés, donde aún sigue invicto y hoy ha dejado sin efecto el 1-0 de Balaídos goleando 4-0 al Celta.
 
El equipo de Ernesto Valverde ha plasmado su quinta remontada de la temporada con dos tantos de Muniain, que ha refrendado la mejoría que está mostrando en este curso con el primer y el tercer tanto del partido, uno de Markel Susaeta, el tercero, y otro de Aritz Aduriz, el que cerró el marcador.
 
La goleada aún pudo ser mayor ante un rival que parecía tener claro lo que ha recordado Luis Enrique en los últimos quince días: que la Copa no es el torneo que interesa en la delicada situación, a dos puntos del descenso, en la que su equipo está en Liga.
 
Rayo y Espanyol, a octavos
 
La tensión de la jornada se acumuló toda en Vallecas. Toda en Jémez, que estuvo cerca de arrasar con el mobiliario de su banquillo en los últimos diez minutos, con el Rayo incapaz de romper el empate a uno que clasificaba al Valladolid, con uno menos desde que a Javi Guerra se le cruzaron los cables recién comenzada la segunda parte.
 
El delantero malagueño, que había adelantado a los visitantes en la primera mitad antes de que empatase Adrián, se enganchó con Gálvez en el suelo. Esperó a levantarse para tomar revancha: una patada alevosa por la espalda que le valió la roja, justa, a la espera de una posible sanción mayor.
 
A partir de ahí no existió el Valladolid, centrado sólo en aguantar en el área pequeña y rezar por el final. Se fueron al limbo las plegarias en el 86, en un córner que no defendió nadie. Aprovechó el regalo Adrián, agradecido por el doblete, y rubricó el pase Bueno, ante su ex equipo, ya en el añadido.
 
Un respiro, una alegría para una plantilla necesitada de resultados que cimienten la creencia en la idea de su entrenador, inamovible, pero que tiene a los madrileños sufriendo por la supervivencia en cada partido, en cada instante.
 
No hubo apuros para el Espanyol en su duelo ante el Jaén, en el que defendía el empate a dos de la ida. Valió Cornellá para sentenciar con goles de Simao, en el 11, y de Sidnei, en el 84.


Fotos  
  • actualidades.es

LO MÁS LÉIDO

  • LALIGA PIERDE EN EL CARRANZA (CAD 2-1 VAL)

    El equipo che abandonó el campo tras denunciar Diakhaby un insulto racista de Cala, pero se vieron obligados a regresar

    05/04/2021

    FERNANDO NAVARRO / GOLSPORT: Tristemente el fútbol no ha sido el protagonista en este encuentro que enfrentaba al Cádiz y al Valencia en el Estadio Ramón de Carranza. A partir del minuto 29, cuando...