sábado 24 agosto 2019
Graves heridos en la última jornada de Liga brasileña

Portada» Del Nido, siete años de cárcel

Graves heridos en la última jornada de Liga brasileña

09/12/2013
GERMÁN ARANDA/EL MUNDO Cuatro jóvenes aficionados que se vieron en medio de la batalla campal durante el partido Atlético Paranaense - Vasco de Gama se encuentran aún heridos en el hospital São José de Joinville. Tres de ellos llegaron a estar en coma, pero ya se encuentran estables y sin riesgo de muerte. El Vasco se jugaba el descenso y tras encajar un gol en contra se desató la ira y las peleas en la grada. Los ultras del Vasco, conocidos en Brasil como Torcida Organizada, invadieron la grada de los aficionados locales y las imágenes muestran incluso a uno de ellos golpeando a un seguidor rival con un palo de hierro con tornillos en la punta. La pelea llegó después al césped.
 
La policía tardó unos cinco minutos en intervenir porque un acuerdo con la fiscalía había decretado que la seguridad del partido corriera a cargo de la seguridad privada, cuyos ochenta efectivos presentes no contaban con porras y gas pimienta, materiales habituales de los agentes del estado para dispersar los tumultos violentos. La policía se ocupaba tan sólo del entorno del estadio e incluso el sargento de la Policía Militar Adilson Moreira aseguró que las fuerzas del estado no son responsables porque "se trata de un evento privado".
 
Los futbolistas, sorprendidos
 
Un defensa del Vasco, Cris, mostró su sorpresa al no haber encontrado policías durante el inicio del encuentro. Otro futbolista lloraba ante el lamentable infierno vivido en Joinville. Sin embargo, y sorprendentemente, una vez controlada la situación y tras la retirada de los heridos en helicóptero y la entrada de 160 policías para retomar la seguridad del estadio, el partido se reanudó tras cincuenta minutos de parón.
 
El Vasco acabó siendo derrotado por 5-1 y bajó a segunda división por primera vez en su vida, donde le acompañará otro de los clásicos de Rio de Janeiro, el Fluminense. Pero eso queda en un segundo plano después de las gravísimas imágenes vividas en el país que será sede del próximo Mundial


Fotos  
  • la vanguardia

LO MÁS LÉIDO