sábado 24 agosto 2019
La Catedral también tumba al líder

Portada» Pep, 1.000 pases más que Heynckes

La Catedral también tumba al líder

02/12/2013
JUANMA MALLO/ELCORREO.COM La Catedral es inexpugnable. Ni el líder Barça, actual campeón de Liga, puede con ella. Un muy buen Athletic, que acabó dominando el encuentro, sumó una nueva victoria en su bastión San Mamés, un templo que nadie ha logrado profanar desde el 16 de septiembre, desde su estreno.
 
Con un gol de Iker Muniain después de un pase de Susaeta mediada la segunda parte, el cuadro de Ernesto Valverde se coloca en la cuarta plaza, en la Liga de Campeones, tras una victoria que antes del duelo mucha gente veía como una quimera -los de Martino no habían perdido nunca en Liga aunque cayeron el martes en Champions con el Ajax-, pero que a medida que avanzó el cronómetro todo el mundo debe dar por merecida.
 
Porque los de Txingurri, con Toquero de 'nueve' en lugar de Guillermo, fueron mejores, sobre todo en un segundo tiempo soberbio -en la primera hubo instantes de incertidumbre-, que permitió a los bilbaínos tumbar a los azulgrana 20 encuentros después. Un triunfo que no entraba en los planes, de lujo y que permite a los vizcaínos dar un golpe en la mesa. 'Aquí estamos'. Esta vez sí, como había solicitado Txingurri hace una semana, se recuperaron sensaciones, se acercó el equipo a lo que desea el entrenador, la plantilla y los aficionados. Porque sí, es cierto, el Athletic ganó a los blaugrana en su nuevo hogar. En su fortín.
 
Siempre resulta complicado plantear un encuentro ante un equipo superlativo como el Barça, con una trayectoria inmaculada en Liga. ¿Qué hacer? ¿Morderle, presionarle arriba? ¿O apostar por esperar atrás, muy juntas las líneas? Pues bien, Valverde ideó una combinación de ambos estilos. Porque el Athletic salió con una tensión impresionante para agobiar la salida del balón catalana. Con Toquero como primera referencia -estuvo en todos los sitios, arriba, en defensa, en su área, en la contraria...-, los bilbaínos trataban de evitar que los centrales azulgrana -en San Mamés con la senyera como equipación- construyeran su fútbol con facilidad. Fue un esfuerzo constante, mayúsculo, que duró poco más de diez minutos, es cierto, porque de continuar con ese ritmo algún futbolista local hubiera acabado pidiendo una bombona de oxígeno.
 
Pero la cuestión es que el Athletic no dejaba disfrutar al Barça. Eso sí, pasados los minutos, el líder de la Liga comenzó a sentirse más cómodo, con Neymar, poco a poco, entrando en juego. Buscaban sus compañeros al brasileño, que tuvo una primera parte aciaga: se resbalaba constantemente cuando tenía la posibilidad de matar con esos 'uno contra uno' que en él suelen ser letales. Aunque, es verdad, en el minuto 7, un centro de Muniain -vaya fallo de Mascherano- se envenenó en el área de Pinto por una indecisión del Adriano y del portero, pero el balón sorprendió a Susaeta, que no se lo esperaba. Fuera.
 
Al mismo lugar que envió Iraizoz un lanzamiento de Neymar, tras una jugada espectacular, tiralíneas, del Barça. Iniesta, pitado de nuevo, para Alexis, que dentro del área cede hacia atrás para el internacional sudamericano que lanza fuerte pero que se encuentra con la mano de Iraizoz. Despeja a córner. A continuación, fuera de juego del brasileño en otra jugada mágica de los catalanes. Y es que en cuanto pasaban del centro del campo había una sensación de peligro, de que de los pies de cualquiera de los hombres de ataque podían inventar una acción que matase a los rojiblancos. Pero no sucedió. Bien por la buena defensa de los vizcaínos -Iraola, Gurpegui y Laporte estuvieron sensacional-, bien por alguna pillería local -un penalti por un leve agarrón de Toquero a Busquets de los que ocurren en ambas áreas-, bien por la pericia de Iraizoz o bien por la falta de acierto de Neymar.
 
Tras esos minutos de miedo, el Athletic despertó, y aturdió al Barça. En una estrategia calculada, después de ese parón en su presión, se volvió a activar el acoso a los azulgrana. Buenos momentos de los bilbaínos. "¡¡Athletic, Athletic!!!", les agradecía La Catedral. Tiro de Mikel Rico desde fuera de área. Y, a continuación, en el minuto 28, Susaeta perfiló la mejor oportunidad de una escuadra que luchaba por entrar en Liga de Campeones. Dos recortes, y se saca un centro vertical que toca en Iniesta, entra el balón en el área pequeña y Muniain no sabe rematar el esférico a poco menos de un metro de la línea de gol. Acaba la pelota en las manos de Pinto. Más tarde, con los bilbaínos crecidos, con los blaugrana minimizados, Muniain entra por la banda izquierda, y Toquero remata en plancha muy desviado.
 
0-0 al descanso, en una primera mitad que pudo liderar cualquiera. Con Susaeta muy entonado por la banda derecha, Herrera trabajador, y una defensa sobria. Tras el paso por los vestuarios, sin cambios, primero Toquero gozó de una oportunidad de cabeza, mientras que, de inmediato, Neymar, a pase de Cesc, se trastabilla -se había cambiado las botas durante la primera mitad tras esa sucesión de caídas- y remata alto. Muy mal para alivio bilbaíno, y para que el brasileño se frustara y, poco después, hiciera una falta propia de la impotencia, que se saldó con tarjeta amarilla.
 
Fue sólo un momento de desconfianza. Porque ocho minutos más tarde armó un contraataque que detuvo Iturraspe cuando un vertiginoso Neymar estaba a punto de entrar en el área. Falta y tarjeta amarilla, aunque los azulgrana reclamaron con vehemencia la roja -quizá hubiera sido lo más acertado-, que provocó una amonestación para Busquets. Por cierto, el lanzamiento del sudamericano se marchó fuera por muy poco. Equilibrio en el césped. Aunque con mayor peligro para los visitantes, que llegaron a Bilbao con ganas de borrar la derrota frente al Ajax del martes. Pero el esférico estaba más tiempo en el campo defendido por Pinto. Se evaporaba el duelo y los bilbaínos no tenían nada que envidiar a los azulgrana. Incluso se imponían a los catalanes, agazapados, pero les faltaba esa referencia en ataque, esa oportunidad para superar a los de 'Tata' Martino. E incluso algunos aficionados se negaban a dar por bueno el empate en esos instantes.
 
Éxtasis en La Catedral
 
Y explotó La Catedral. Celebración. ¡¡¡Goooollll!!!! Iker Muniain, ahora sí, acertó a rematar un centro desde la derecha de Susaeta. Ahora sí, no como en la primera mitad (quizá la influencia del fondo norte, la portería con público). Ahora sí, con puntería. Ahora sí, el Athletic por delante. Robo de Herrera, para Susaeta... Y diana. Por delante. Quedaban 20 minutos para resistir. Y lejos de cerrarse, los de Valverde siguieron empeñados en marcar el segundo. En cerrar el encuentro. Como dijo en la previa Toquero: "No sabemos jugar a defendernos". Y el vitoriano la tuvo, con un centro desde la izquierda con Muniain, que solo, remata al muñeco, como se suele decir. Al centro, donde estaba Pinto.
 
Hubiera sido la sentencia. Como a continuación casi la logra Laporte, en un córner. El Barça no pasaba del centro del campo. El Athletic dominaba. Estaba más cerca el segundo tanto local, que la igualada. Presionaba, jugaba bien. Con más lanzamientos a puerta, 12 contra 6. Había que aguantar. La Champions, el cuarto puesto, estaba al alcance de la mano. "¡Athleeetic, Athleetic!", había que arropar a los hombres de Valverde, a los jugadores que iban camino de infligir la primera derrota al Barça en la Liga. Y lo consiguieron. Sí. Por fin. Veinte encuentros después, el cuadro vizcaíno ha superado a los azulgrana. Cómo no, en su casa. En su templo. Inexpugnable. Que también tumba al líder y campeón.
 
Ficha técnica
 
Athletic: Iraizoz, Iraola, Gurpegui, Laporte, Balenziaga (Albizua, min. 81), Mikel Rico (San José,min. 87), Iturraspe, Susaeta, Ander Herrera, Muniain (Ibai Gómez, min. 86) y Toquero.
 
Barcelona: Pinto, Montoya, Piqué, Mascherano, Adriano, Busquets, Xavi (Sergi Roberto, min. 77), Iniesta (Pedro, min. 84), Cesc, Alexis y Neymar.
 
Árbitro: Martínez Munuera (Comité valenciano): Mostró amarilla a Mikel Rico, Neymar, Iturraspe, Busquets, Toquero, Mascherano y Adriano, que se pierde el próximo partido.
 
Gol: 1-0: min. 70, Muniain.


Fotos  
  • Marca

LO MÁS LÉIDO