martes 27 julio 2021
Quico Catalán ya no seguirá los pasos de Amadeo Salvo

Portada» Ryan y la nueva política de fichajes del Valencia

Quico Catalán ya no seguirá los pasos de Amadeo Salvo

31/07/2015

PEPE RODRÍGUEZ /GOLSPORT MEDIA “Estoy decepcionado. Quico ha cambiado de opinión”. Esas fueron algunas de las frases pronunciadas por Robert Salver al poco tiempo de saber que no iba a convertirse en el dueño del Levante. El presidente granota reculó tras realizar un análisis profundo de lo que podría suceder con la entrada del magnate americano. El espejo al que mira, la sombra de lo que ha sucedido con Amadeo Salvo está muy presente. La labor de Quico desde que accediera al sillón granota es encomiable, habiendo saneado las arcas y consolidado al club deportivamente en la máxima categoría (llegando a clasificarse hace bien poco para disputar la Europa League). El Levante está donde está gracias a su trabajo, pero la incertidumbre del futuro le ha podido pese a que todo lo que estaba por venir pintaba de color de rosa.

 

La entrada de Sarver hubiera supuesto un salto cualitativo. Una oportunidad inmejorable. El club hubiese liquidado la deuda y tendría solvencia económica. El estadio hubiese sido reformado y se dispondría de dinero para confeccionar un equipo de garantías que aspirase a conseguir billete a una competición europea. El proyecto derrochaba ambición y aumentaba el caché de la entidad en el panorama internacional...pero Quico se vio entre la espada y la pared. Por un lado, el mandatario temía por la posibilidad de que perdiera poder. En la otra acera, Salvo se vio obligado a dimitir ante el mando chino. ¿Y si me pasa a mi lo mismo?. Esa pregunta pasaba por su cabeza. Seguro. Quico era consciente de que Sarver no vendría solo. Su 'equipo' de trabajo desembarcaría en Orriols y eso también pondría en un segundo plano a algunos cargos dentro del club. Ahí está el director deportivo Manolo Salvador, que en alguna entrevista mostró su inquietud por lo que podría suceder entorno a su figura si entraba el nuevo dueño. “Si hay venta, no me gustaría que me tuvieran en un rincón”, afirmó recientemente. Quico no se perdonaría que el actual director deportivo saliese perjudicado de la operación, que siguiera los pasos de Rufete en el Valencia. Quico ha querido mantener intacto su poder y el de muchos otros.

 

El fútbol no son matemáticas. “Se puede hacer un gran proyecto sin billetes y apostando por la cantera”, afirmaba el presidente horas después del 'no' a Sarver. Cierto es. Y casos han habido donde el apostar por un inversor ha salido rana. Ejemplo claro el de Piterman y el Alavés. Pero, en la mayoría de los casos, el final ha sido feliz. Chelsea, PSG y Manchester City (principalmente los dos primeros) han engrosado sus vitrinas de títulos en las últimas temporadas y sin descuidar la cantera. Ahí está el ejemplo de los citizens, que han invertido más de 100 millones de euros en una mega ciudad deportiva para los jóvenes. Una factoría de talentos. Cartera y cantera no son polos opuestos. La decisión ya se tomó y el futuro dirá si es acertada. Eso sí, se ha perdido la oportunidad de ilusionar al levantinismo con un proyecto de relumbrón.



Fotos  

LO MÁS LÉIDO