martes 20 agosto 2019
Un Barcelona sin 'nueve' ya da motivos para abrir de verdad el debate sobre el juego

Portada» Vicente Del Bosque cuenta con Fede Cartabia y Bruno Soriano para el Mundial

Un Barcelona sin 'nueve' ya da motivos para abrir de verdad el debate sobre el juego

27/11/2013
ALONSO C./EL CONFIDENCIAL El Barcelona echó en falta un nueve. Un ariete puro. Incluso en una plantilla tan completa como la azulgrana, siempre hay retoques que se pueden dar para hacerla un poco mejor. En Amsterdam sucedió que el libreto de Martino no funcionó. O no lo hicieron funcionar los jugadores. El equipo del Tata perdió por primera vez en lo que va de temporada, pero lo peor de todo fue la imagen dada en la primera parte y la impotencia de la segunda, cuando el Ajax jugó con diez jugadores. Faltó un ‘nueve’ de verdad, un desatascador de partidos.
 
Pero más cosas sucedieron en un equipo que no fue capaz de empatar siquiera un partido ante un equipo en inferioridad. Ahora el debate sobre el juego se abre de verdad tras la primera derrota de la temporada. "Todos tenemos que analizar lo sucedido y que sirva como toque de atención", dijo un Puyol a modo de resumen. Y es que ni contra un equipo en inferioridad número el Barça presentó los argumentos neceasrios para remontar.
 
Desde que Martino tuvo un conocimiento exacto del material del que dispone, la sombra del fichaje de un delantero ha planeado sobre el Camp Nou. Un central también, pero en Amsterdam se comprobó que al Tata no le vendría nada mal un goleador puro. Y más cuando Messi está fuera de combate hasta enero. Cesc, esta vez, no fue el ‘9 mentiroso’ que resolvió en otras ocasiones. Pero al margen de ello, lo peor fue la actitud de la primera parte y la falta de respuesta futbolística en la segunda.
 
Más de una vez, incluso, Piqué se asomó con cierta asiduidad al área del Ajax, recordando lejanos y olvidados tiempos en los que Johan Cruyff apostaba por un central como delantero centro. Un día más fue Neymar el principal argumento ofensivo, pero en el corazón del área no apareció nadie para rematar la faena. El brasileño provocó el penalti que dio origen al penalti transformado por Xavi, pero esta vez su actuación no fue decisiva.
 
El juego del Barcelona ha abierto mil y un debates. Pero los resultados han sido concluyentes. Trece triunfos y un empate en la Liga, y hasta ayer tres triunfos y un empate en Liga de Campeones. Números incuestionables, aunque el juego no haya sido tan excelso como antaño. La primera derrota de la temporada llegó tras una primera parte en la que el Ajax llegó a superar al Barcelona en todas las facetas. Empezando por la posesión, que llegó a ser del 58% contra 42% en algún momento. En el descansó quedó en 51 contra 49, un dato muy sintomático de lo que estaba sucediendo en el Amsterdam Arena. Al final, 59% para el Barcelona ante un Ajax que jugó casi toda la segunda parte con uno menos.
 
Falta de intensidad
 
Al margen de la derrota, que es lo duro, el Tata Martino se quedó sin igualar un récord que lleva el sello de Pep Guardiola. Aquel Barcelona único, estuvo 21 partidos seguidos invicto en la temporada 2011/2012. Aunque el entrenador argentino ya dejó claro que prefería repetir los seis títulos que el Barça sumó en 2009. El Tata Martimo sabe que hay mucho ruido a su alrededor y por eso lanzó un mensaje el pasado sábado, tras golear al Granada, al decir que la afición disfruta más de lo que dice la prensa. El partido de Amsterdam, seguro, no agradó ni al aficionado más fiel del Barcelona.
 
En los micrófonos de Canal Plus, El Tata Martino no quiso censurar con demasiada acritud el juego de su equipo, aunque obviamente no pudo ocultar que "más que la derrota hay que analizar cómo jugamos los primeros 45 minutos. Sí, nos ha faltado intensidad. En todos los conceptos del juego ellos han sido superiores. En las áreas tuvimos opciones importantes, pero para jugar partidos de esta naturaleza hay que poner más. Si un equipo pone más intensidad va a ganar seguro. Tal vez pensamos que este partido no era tan importante".
 
Y fue precisamente un jugador del Barcelona, Gerard Piqué, el que comenzó a abrir el debate cuando al acabar el partido no se cortó al afirmar que "fue la peor primera parte que hemos jugado. Lo hicimos horrible y no hay excusas que valga. Además, en la segunda no supimos generar ocasiones de peligro pese a jugar contra diez. Insisto, no hay excusas porque esta imagen no la puede ofrecer el Barcelona. Hay que mejorar y reflexionar mucho". Xavi, en la misma línea, reconoció que "nos costó jugar con el balón controlado. En la primera parte nos faltó intensidad. Nos apretaron bien y nos ganaron en muchos balones divididos". Y Cesc, para rematar, subrayó que "faltó intensidad, no tuvimos  hambre. En la primera parte corrimos mal y nos cogieron la espalda más de una vez. La primera parte ha sido muy mala, la verdad".


Fotos  
  • elconfidencial.com

LO MÁS LÉIDO